La presencia policial crece en Sant Josep Obrer gracias al Hospital

A pesar de ello, la problemática sigue siendo la misma y los vecinos critican que las leyes son demasiado blandas.

Los vecinos del barrio Sant Josep Obrer confiaban en que la llegada del nuevo Hospital contribuiría a mejorar su imagen. Ahora ya hace varios meses que el centro sanitario abrió sus puertas y, aunque su problemática sigue siendo la misma -marcada principalmente por el tráfico de drogas-, numerosos vecinos y comerciantes aseguran que la presencia policial ha incrementado considerablemente, un hecho que ven con buenos ojos y que califican como un paso adelante para esta zona, que a día de hoy es una de las más degradadas de la ciudad.
«Ahora vienen muchas más patrullas, y estamos satisfechos de la tarea de los agentes». Así lo explicó Mariola Robles, que trabaja en una cafetería ubicada en la calle principal y asegura no tener ninguna queja de los cuerpos policiales. «Ellos se juegan el físico cada día y hacen un trabajo impecable, con más vigilancia y mano dura. El problema no es la policía, sino las leyes, que parece que no sean de verdad», lamentaba. Y es que hace tan sólo unos días entraron a robar en su establecimiento y los agentes cazaron ‘in fraganti’ a los ladrones. «Ahora, los delincuentes ya están libres y esto no tendría que haber sucedido», criticaba Robles, manifestando su indignación con el sistema judicial.
Desde la farmacia del barrio también han percibido un incremento de presencia policial, pero lamentan que, aunque pasen más vehículos de los Mossos d’Esquadra o de la Guàrdia Urbana, todavía son escasos los agentes que patrullan a pie por sus calles, según apuntó el propietario del negocio, Anton Brufau.
Pero, aunque la presencia de agentes sea mayor, la problemática en Sant Josep Obrer sigue siendo la misma, y los residentes lamentan que en verano se acentúa todavía más. «De día todo está más o menos tranquilo, pero por las noches la cosa se complica, con suciedad, ruidos y, a menudo peleas», lamentaba Brufau, quien ve complicado que la imagen de Sant Josep Obrer cambie, como mínimo en un corto período de  tiempo. Y es que el hecho de que sea una zona alejada del centro de la ciudad la ha convertido en un foco donde los actos delictivos están a la orden del día. De hecho, en los últimos años han sido muchos los vecinos que se han cansado de convivir con estos conflictos constantes y han decidido dejar el barrio.
 
Más actividad
A pesar de los alborotos diarios, algunos establecimientos han notado un incremento en su volumen de actividad desde que el Hospital abrió sus puertas, como por ejemplo la cafetería Lo més bo de los Barjas, donde aseguran que han ganado nueva clientela con trabajadores y usuarios del equipamiento sanitario. De todas formas, algunos comerciantes reconocen que se esperaban más movimiento con la llegada del equipamiento, pero que lo único que han visto es que pasan más vehículos, ya sean particulares o los buses urbanos.
Maria Dolores Espinosa, residente en el barrio, no ha percibido un gran cambio, pero sí un poco más de actividad. Ella asegura que vive tranquila, y que, si bien hay problemas en el barrio, «también los hay en el centro de la ciudad». Los vecinos reconocen también que la mayoría de la  gente que tiene que ir andando hasta el Hospital utiliza otros caminos, como por ejemplo Mas Iglesias, y que por ello el movimiento no es mucho más del que había. De todas formas, son varios los que consideran que había más actividad durante los años en que se estuvo construyendo el edificio.
diaridetarragona.com

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir els comentaris brossa. Apreneu com es processen les dades dels comentaris.